dimecres, 6 de novembre de 2019

Tomar la medicación para la tensión arterial por la noche reduce significativamente los episodios cardiovasculares


A propósito del ensayo clínico Hygia llevado a cabo en Galicia


No son frecuentes las intervenciones poco costosas (en términos económicos o en complejidad de su administración) que ocasionen grandes beneficios en salud. En general, los avances en medicina de los últimos tiempos suelen ser de escasa magnitud y a un coste elevado. Por este motivo, son doblemente bienvenidos los resultados de un estudio llevado a cabo por investigadores españoles, y financiado por el Ministerio de Sanidad y la Unión Europea, publicado este año en la revista European Heart Journal.


Se trata de un ensayo clínico que pretendía comprobar si la administración nocturna de la medicación hipotensora obtenía mejores resultados que la toma habitual matutina. 

Se aleatorizaron 19.084 pacientes en dos grupos y se siguieron durante una media de 6,3 años. Los pacientes fueron reclutados, diagnosticados y tratados en APS, y se revisaron anualmente con monitorización ambulatoria de la TA (MAPA) durante 48 horas.

La variable principal de resultado fue el número de episodios cardiovasculares a lo largo del período de seguimiento: muerte de causa cardiovascular, IAM, revascularización cardiaca, insuficiencia cardiaca o ictus.

Los resultados muestran que con la toma nocturna, el riesgo de muertes CV se redujo a más de la mitad (-56%) respecto a la toma matutina (HR: 0,44 (IC 95%: 0,34 - 0,56)), mientras que el riesgo de IAM se redujo en un tercio (-33%) (HR: 0,66 (IC 95%: 0,52 - 0,84)) y el de ictus a la mitad (-51%) (HR: 0,51 (IC 95%: 0,41 - 0,63)).

En cuanto al control de la TA, la toma nocturna de la medicación se asoció a un mejor control de la TA nocturna, aunque sin cambios en la TA media durante del día. La proporción de dippers (paciente con descenso nocturno relativo de la TAS de más de 10%, asociado de forma independiente a un mejor pronóstico CV, tal como demostraron los mismos autores en un estudio previo) fue mayor en el grupo con medicación nocturna (63,5%) que en el de toma matutina (49,7%).

Se trata de un ensayo clínico aleatorizado, controlado, con cegamiento para los resultados, pero abierto (open label) ya que tanto los pacientes como los médicos prescriptores conocían el tratamiento (PROBE study). No obstante,  y a pesar de este último detalle, los resultados del estudio no pueden ser mejores, habida cuenta de que sólo se trata de cambiar la hora de la toma de la medicación. Pocos estudios con nuevas intervenciones terapéuticas (farmacológicas o no) han conseguido una reducción tan marcada en la tasa de eventos cardiovasculares, incluso a pesar de que los datos se expresen en forma de reducción relativa y no absoluta.

Tal como los autores comentan, y la noticia recogida en la revista BMJ recalca, existen pocas barreras para la puesta en práctica de la recomendación de tomar la medicación hipotensora por la noche, ya además fue igual de seguro. Del mismo modo se advierte que esta recomendación se debe limitar a las personas que toman hipotensores para la HTA, y no para los que los toman para otras indicaciones tales como la insuficiencia cardiaca, los cuales quizás podrían precisar otra pauta posológica.

En conclusión, damos la bienvenida a estos brillantes resultados, aunque debemos recalcar que llegar a demostrar la eficacia de algo tan sencillo y barato ha costado muchos años de esfuerzo y dedicación de un grupo de investigadores españoles liderado por R. Hermida, y que ha contado con la financiación de varias instituciones públicas. ¡Nuestra enhorabuena!


ESV
Grup del Medicament
SOVAMFiC

Cap comentari:

Publica un comentari